Salud

Cólicos, ¡cómo los detesto!

February 21, 2018

No se alcanzan a imaginar cuánto detesto los cólicos… Bueno, es que no es gratis que se ganaron ese sentimiento.

Mis chiquitas bellas, para ponerlas en contexto, me desarrollé (me llegó mi primer período) cuando tenía 9 años y desde los 11 sufro de cólicos descabellados. Mi abuela me hacía tomitas de clavo y canela, y me ponía bolsitas térmicas para calentar mi vientre y aliviar un poco el dolor, desde que soy muy niña. Y las entiendo, se cuán cansón es sentirse tan mal una vez al mes jejeje.

Este es un tema del que casi no se habla (en voz alta) en muchas partes, no se si sea por pena, o por asco. Sin embargo, yo no me avergüenzo de ser mujer, y por ende lo hablo con libertad, ya que no solo se lo puedo atribuir al mero hecho de tener el período, sino que tengo algo que se llama SOPS (Síndrome de ovario poliquístico severo), por ende el asunto es un poco más desagradable de lo común y corriente, y todas tenemos derecho a apoyarnos mutuamente.

Los cólicos que me dan son desastrosos. Me dan dolores en la cadera, calambres en las piernas, me debilitan, se me presentan más migrañas, y muchas veces me dan ganas de vomitar, además, una que otra vez (bastantes, al pasar de los años) se me baja la presión; pero a menos de que esté tumbada en cama y que de verdad me sienta de muerte lenta, no dejo de hacer mis tareas diarias, porque no me gusta sentir que estas situaciones son un pero para mi desenvolvimiento, ya que me gusta sentir que soy más fuerte que eso y que no me controlan… jajaja mis locuras y yo.

Pero en algunas ocasiones, como el día de hoy, estoy bien un rato y de repente siento que un monstruo nocturno se apoderó de mi abdomen bajo para hacerme sentir lo peor que pueda.

Pero puedes estar tranquila si eres de las que sufre igual que yo, tengo unos consejitos que están FENOMENALES (o por lo menos a mi me han funcionado muuuuchas veces).

Primero y principal, recuerda que no soy médico y mucho menos ginecóloga, por lo tanto estas son recomendaciones que hago por mi experiencia a nivel personal.

Aquí van esos consejitos.

  1. Infusiones Calientitas: No es un secreto que los ricos tecitos de las abuelitas son casi que milagrosos, pero detrás de ellos hay ciencia mis amores, cienciaaaaa. Nosotras las chicas tenemos una resistencia calórica mucho más baja que la de los chicos, eso significa que nuestro cuerpo recoge más frío en general, por ende, en esos meses donde nuestro endometrio se desprende el frío intensifica la sensación de dolor. Para ello mis tecitos favoritos son: Canela, Clavos de olor y pimienta negra en grano. Pones el agua a hervir y cuando esté burbujeante (si es que la palabra existe), pones canela en ramita, los clavitos y la pimienta en grano, tapas y dejas reposar por 5 mins (ya con la estufa apagada), y listo. Ahora, hasta donde se, hay que tener cuidado si sufres de presión alta, ya que tengo entendido que puede subir la presión.
  2. Aplicar calorcito en la zona abdominal baja: Una mantita de las que se calientan, una bolsita térmica, o mi método favorito (que lo aprendí por mi novio eterno) una media larga, le pones dentro una libra de arroz y la pones al micro por 3 minutos y voilà. Esta terapia de calor te ayudará a calmar la sensación de dolor agudo y punzante que generan las contracciones del útero a medida que la sangre deja el útero.
  3. No dejes de comer bien: A mi se me quita el hambre por ratos, y a veces se me abre el apetito de tal manera, que me como lo que encuentre a mi paso; sin embargo, he notado que las veces que evito los lácteos, las comidas muy grasas y hasta los cítricos, los cólicos disminuyen considerablemente. Además, debes tomar agua todo el tiempo, y tratar en lo posible de caminar (por lo menos). En algunos casos el ejercicio moderado es una buena fuente de calor para el cuerpo y esto ayuda mucho.
  4. Vitamina B1 y Magnesio: Si bien es cierto que las vitaminas no te van a aliviar el dolor en el momento que lo tengas, sí es necesario que sepas que la Vitamina B1 es súper buena para metabolizar la energía de tu cuerpo, lo cual te ayuda a combatir el dolor y el cansancio. Por su parte, el Magnesio es fundamental para aliviar los calambres de muchas maneras diferentes y cómo ayuda para relajar los músculos y el aumento de la absorción de calcio.
  5. Masajitos con aceites esenciales: Cuando les digo que los masajitos en el abdomen bajo con un aceitito esencial, ayudan con el dolor muuuucho, es porque de verdad lo he comprobado.
    Mis favoritos son: para disminuir el dolor producido por la tensión y la retención de líquidos. Son eficaces el Limón, Geranio, Manzanilla Alemana, Hinojo, Menta, Salvia officinalis y Salvia Sclarea.
    Y para ayudarnos con su efecto calmante, ya que disminuyen el nivel de estrés, la ansiedad y la angustia. Son eficaces la Lavanda, Manzanilla Romana, Rosa, Neroli, Geranio y Bergamota.

 

Mis vidas, todo esto lo he experimentado, no es que me lo contaron, o lo vi en una peli, son cosas que me han servido a mi a través de los años y ahora mismo, en lo que les escribo esta oequeñita guía de ayuda, tengo mi media llenita de arroz puesta en el vientre.

Las quiero montones, y espero que me cuenten sus tips y si van a poner estos que les conté en práctica.

Besos muchos💛

2 Comments

  • Reply Carmencita February 21, 2018 at 4:11 pm

    Red rasberry tea leaf tea, y dicen que nettle tea es bueno tambien. Cuando tengo colicos a mi me ha asentado, cada persona es difrente, pero alomejor te funciona. Eres muy sincera y se transmite en todo lo que haces. Bendiciones💖

  • Reply Vilmarie February 22, 2018 at 4:09 am

    Muchas gracias Yiyi! A mi me da dolor solo algunos meses. Y es horrible!!! Yo uso de esas cremas que son para dolores musculares o me pongo hielo. Ya se! Estoy al revés!!! Es q así me enseñaron jajaja. Pero como de cierta manera quema, tiene su lógica. Para la próxima, que espero no sea pronto, aplicaré calor a ver que tal me va. Me interesó lo de la media 🙂

  • Leave a Reply